El mundo del Cosplay

Buenos días.

Sí, este va a ser mi primer post del 2016 después de pensarlo mucho porque me prometí a mí misma no hablar sobre estas cosas hace muchísimo tiempo. Pero bueno, es algo que me cansa ya y, como podréis saber, escribo cuando algo me “mosquea” o cuando algo “me toca la moral”.

Hace años me consideraba cosplayer. Para quien no sepa que es ser “cosplayer” es, de forma muy escueta y simple, disfrazarse de un personaje que te gusta, incluso interpretarlo o no (esto queda a la elección de la persona). Bueno, pues eso, hace años me consideraba cosplayer. Me encantaba hacerme cosplays de mis personajes de anime, videojuegos y películas favoritos. No hice muchos y, claro está, no tenía “nivel” en ese aspecto. Pero llegó un día que por tema de estudios, trabajo y por otros factores dejé de hacerlo.

Tras unos años, el pasado 2015, quise volver a hacer cosplay pero hubo algo que me echó atrás: el grado de competencia que existe incluso para las personas que NO se presentan a concursos, el grado de exigencia a las personas que simplemente lo hacen como una afición. He estado trabajando en tiendas en eventos manga, del comic y de ciencia ficción y he llegado a escuchar comentarios tal que “mira ese niño, lleva una peluca asquerosa, se le ve la redecilla” (a un niño de unos 12 años que quizás este empezando y que vaya como mera diversión). O simplemente escuchar “mira esa, que trata de hacer cosplay pero tiene más pinta de ballena”. ¿Hola? ¿Desde cuando se ha caído en este tipo de desprecio?

Pues sí, entre otras cosas, estas eran cosas que me echaban de este mundo que, en su día, me aportaba la tranquilidad de sentirme “una más de un grupo de personas que podrían entender mis gustos”. Pero se ha perdido. Leo y hablo con amigos que se han mantenido en ese mundo y lo pasan realmente mal, porque les cohiben personas de su propio entorno inmediato. Y eso me parece horrible. Ya sea por que no son buenos en manualidades (por no saber hacerse una armadura o un arma con los nuevos materiales que han salido), por no saber coser (porque les hagan otros el traje o las partes que requieran tela) o por cualquier cosa.

Pero ahí no acaba la cosa. Después existen “bandas”. Bandas que se juntan para hacer cosas juntas (de lujo) pero que entre ellas se odian a rabiar y se critican, se fastidian y meten infamias por las redes sociales (cuanto daño han hecho estas herramientas). Encima que entre ellos saben lo que cuesta, el trabajo que lleva… en vez de ayudar lo único que hace es echarse más mierda encima y menospreciar el trabajo de terceros. Esto lo opinare de todo el mundo: si alguien no os cae bien pasad de esa persona, pero dejad de ser metemierdas, que es lo peor. (Y yo he sido en alguna ocasión una “metemierda” y también he pensado que he sido lo peor, no me excluyo).

Para terminar con el tema de cosplay quiero hacer mención a las invitaciones de cosplayer en los eventos. Mirad, yo aquí tengo una visión más amplia por lo que estudio. Un evento es una exposición, una reunión de las cosas que pueden o NO gustarte. A ver cómo lo explico.  Desde mis gustos, me encantarían que trajeran mangakas y desarrolladores de videojuegos, lo hacen, en la medida que pueden, porque en este caso hay que contar también con la agenda de estas personas. Ahora bien, a mi me parece perfecto que traigan también cosplayers. La gente dice “no, esque a este tipo de personas NO deberían pagarles por hacer eso”. Según esa perspectiva, las modelos de Victoria Secret NO deberían cobrar por ir a los desfiles ni a los eventos, porque hacen eso por el amor al arte.

Esa es mi visión de esto. Los que dedican tiempo a perfeccionar sus técnicas, los que se entrenan para parecer más y más al personaje, están invirtiendo su TIEMPO, su ESFUERZO, su CONOCIMIENTO y su DINERO. Todo ello para mí se describe en una INVERSIÓN. ¿Y queréis que lo hagan “porque sí”? Los que dicen esto es, perdonad si os ofendo o algo, lo hacen por pura envidia. Para mí es un trabajo, por el cual han luchado y lo siguen haciendo. Se han puesto al día en las RSS. Se han convertido en los “modelos” del cosplay. Sinceramente ya me he cansado de esa doble moral: no, porque vale que vengan y tal, pero que NO les paguen.

Por favor, empecemos a ser adultos en este tema. Dejad los critiqueos que esto cada vez se parece más y más a la salsa rosa del mundo otaku. Dejad que las personas hagan lo que quieran con sus vidas, dejad que aquellos que no tienen aún el nivel puedan ir descubriendo y no los desmotivéis. Dejad ese odio de patio de colegio, por que sí: el mundo cosplayer se parece cada vez más a un patio de colegio.

Sé que no voy a cambiar nada con esto. Pero bueno, quería reflejar mi opinión.

 

Ôkami no Ki

 

Tenía que soltar

Hoy quería soltar un poco de mierda. Sí, porque llevo mucho tiempo callando. Bueno, mucho no, porque la gente que de verdad me importa, esas personas que se han mantenido ahí y que me han querido escuchar lo han hecho. He tenido un año algo jodido, y quién me conoce de verdad sabe por lo que he pasado. Otros trataran de tergiversar las cosas, me da igual, porque esas personas me importan más bien poco.

Hace bastantes años tuve una corazonada con ciertas personas y este año se ha cumplido lo que sentí en esos momentos. Hay personas que entraron en mi vida. En aquel entonces tuvimos roces, pero yo lo achacaba a la edad, a la inexperiencia, a la inmadurez y al ambiente. No digo, ni mucho menos, que ahora sea más experta, ni que yo no sea una “niñata” como me han llamado. Solo digo que, mis corazonadas, iban por esos tiros.

Tuve, con una persona en particular, la sensación que no íbamos a encajar. Nunca. Porque desde el principio supe que esa persona presumía demasiado de los beneficios que otras personas no tenían, que quería ser el centro del grupo y que, si no se le aceptaban sus caprichos, te trataba cómo una persona ajena. Además, si la cagaba yo se liaba; pero si la cagaba ella, la culpa era de otros. Aun así la trate como amiga y no le guarde rencor POR NADA y una de las últimas cosas que me dijo fue “porque tu hace 5 años…”.

Después tuve una corazonada con un grupo. Todo completo de tíos en sus inicios. De entre ellos se me declararon hasta tres. Obviamente, no sentí más allá que amistad por ellos. Pero claro, ¿qué es una tía en un grupo completamente de tíos sino un estorbo? En el momento en el que se fueron echando parejas me convertí en el “estorbo”. Algo que eliminar. Incluso para las nuevas incorporaciones, aunque no fueran pareja de “fulanito”.

Durante mucho tiempo he escuchado llantos, he sido un saco de boxeo, he sido alejada por inseguridades, me han contado secretos e, incluso, he estado como “persona a la que culpar o de la que pasar en caso de que sea necesario”.

Sin embargo estas personas son puro veneno. Veneno para ellos mismos, veneno para los demás. Veneno para la sociedad. No los quiero cerca.

No quiero cerca a una persona que dice “prefiero que vengas tú, porque mi otra amiga tú sabes… no la conozco tanto y claro, es cómo es” (sin embargo vas de falsa y le pones buena cara, pero después la mierda que echas de ella es grande no, lo siguiente). No quiero cerca una persona que me ve como un “chocho” más y que cuando no esta disponible desaparece. No quiero estar cerca de personas que sueltan “no le digas a mi novia que UNA semana antes de salir con ella te pedí que salieras conmigo”. No quiero unas personas que la cagan y me mandan whatsapp incriminatorio y digno de una novela de conspiraciones que concluye con “y no quiero respuesta”. No quiero cerca a nadie que se parezca a estas personas. Personas que me montan encerronas. Personas egoístas.

Sin embargo van de dignos, y quieren que sea yo la que los salude cuando nos crucemos. ¿Saludar por qué? ¿Por qué vosotros tenéis una cabeza tan poco amueblada que incrimináis a una tercera persona que no tiene nada que ver con vuestros problemas? ¿Por qué no dedico el tiempo que NO tengo en problemas de otros cuando yo he estado con los míos sola toda la vida?

Me hace gracia, porque elimine a muchos de ellos de mis redes sociales, sin embargo parece que me siguen teniendo en consideración, ya que se molestan en hablar de mí, en robar tiempo a su aburrida y vacía vida para despotricar de una persona que NO conocen (al menos unos cuantos de ellos, que ya de uno  no me acordaba ni el nombre xD).

No soy la persona más madura del mundo, aunque hay personas que en los últimos meses me han valorado las decisiones que he tomado y me han dicho todo lo contrario.

En fin. Todos los post no pueden ser motivadores. Algunos son tristes. Sé que muchas personas no conocían mi situación y que esto realmente no es tampoco algo que aclare mucho. No se si quiera cuántos leeran esto. Y claro está, más de uno lo usarán para criticarme: adelante.

Ya me da todo bastante igual. Estoy cansada de personas que se llenan la boca con la palabra “amiga”. Estoy cansada de que me echen en cara que no estoy cuando tienen problemas cuando si estoy o al menos lo intento… pero que más da. Yo pase una depresión y nadie me vino a ayudarme.

Ya me da igual la verdad. Estoy muy cansada de callarme todo siempre.

Ôkami No Ki